Sobre usos y usuarios culturales

En la gestión cultural muchas veces se discute cómo evaluar de forma cuantitativa la actividad de una institución o de un evento. Esta discusión se puede resumir entre si se cuantifican usos (prácticas de las que se participa) o bien se cuantifican usuarios (aquellos que participan). Cabe decir que siempre (o casi siempre) se cuantifican los usos en lugar de los usuarios.

Esta discusión puede parecer baladí, pero veremos que conceptualmente la cuantificación varía y que las conclusiones a las que llegamos también.

Sobre usos i usuaris culturals. Visitants d'un museu contemplant un quadre
Jean Carlo Emer – Unsplash

A modo de ejemplo

Pongámonos en el caso de una persona que visita de manera habitual una institución museística. Esta persona asiste mensualmente a dos actividades, visita las tres exposiciones que el museo produce, consulta una vez al mes los fondos bibliográficos de la biblioteca y participa con sus hijos una vez cada trimestre de las propuestas familiares que se programan. Nos encontramos pues. un único usuario participando de 42 actividades en ese museo. En cambio, si se cuantifican usos, podemos dar a entender que 42 personas han participado de las actividades del Museo y esto es absolutamente impreciso y no nos sirven para saber cuánta gente participa de la vida cultural y cuáles son sus perfiles.

Mejorar con una nueva gestión de públicos

A través de las técnicas del marketing relacional se podría saber cuál es nuestro usuario, conocer su perfil de edad, su perfil académico, su situación geográfica y su nivel sociocultural y saber de qué actividades participa. Esta metodología hoy es posible gracias a las nuevas herramientas tecnológicas que tenemos al alcance y si se aplicase nos mostraría unos datos muy útiles sobre quién participa y quién no lo participa de la vida cultural.
Saber quiénes son los usuarios activos y quienes no lo son, y disponer de los perfiles definidos de cada uno de los dos segmentos, es una información muy valiosa para poder diseñar campañas de captación de públicos mucho más precisas y adaptadas a las necesidades de cada grupo.

Un reto complicado

Estas acciones se vislumbran difíciles en un sector (el cultural) donde desgraciadamente la cuantificación parece lo más importante. Los datos de asistencia son los que se difunden a los medios por parte de los responsables políticos. Estos datos pueden crear una buena imagen de nuestra programación, pero impiden que veamos un estado real de la cuestión.
Hace falta una acción coordinada de todo el sector que empiece por evaluar de manera correcta, tener un estado de la cuestión preciso y luego abordar la manera cómo conseguir que cada vez más ciudadanos accedan a la cultura. Si nos seguimos engañando, presentaremos excelentes estadísticas, pero seguiremos sin abordar el tema del acceso general a la cultura para todos los ciudadanos sin tener en cuenta su condición social. Seguir engañándonos aumentará la desigualdad y nosotros, como gestores culturales, debemos propiciar justamente lo contrario.

Jordi Dorca
Programador y responsable de comunicación del Museo del Cine de Girona.
Miembro del consejo de redacción de Revista de Girona.
@jdorcacosta

VOLS PROMOCIONAR ELS TEUS ESPECTACLES I ACTIVITATS?